);

Fisioterapia en el Barrio de Salamanca

Causas y tratamiento de la tendinitis de pulgar o de Quervain

Causas y tratamiento de la tendinitis de pulgar o de Quervain

La tendinitis es una de las lesiones más comunes y, cada día, va a serlo más. Pero, ¿a qué se debe que prolifere tanto la inflamación de los tendones? Pues, sencillamente, a nuestros hábitos de vida.

 Las horas que pasamos utilizando el teclado y el ratón del ordenador le pueden pasar factura a los tendones de la muñeca, del codo o del hombro. El tecleo constante en el movil con los pulgares termina convirtiéndose en una tendinitis de Quervain o en el conocido como dedo en gatillo o en resorte.

 Los deportistas conocen muy bien esta dolencia porque la sufren a menudo. Pero las tendinitis de rodilla, de tobillo, del manguito de los rotadores del hombro o del codo no son sólo lesiones que afectan a aquellas personas que sobrecargan las articulaciones y las obligan a repetir, una y otra vez, los mismos movimientos, como los tenistas y los golfistas. En absoluto.

La tendinitis se asocia, a menudo, con el deporte, bien con una mala técnica a la hora de practicar el tenis o el golf, bien con una mala pisada o un calzado inadecuado cuando salimos a correr o jugamos al fútbol o al baloncesto. Pero también aparece relacionada con otras causas:

  •  La edad, ya que los tendones pierden elasticidad, lo que puede llevar a sufrir una tendinosis o tendinitis crónica;
  • Los trabajos en los que se realizan movimientos repetitivos, que no sólo son los de oficina sino también oficios como la carpintería, el trabajo en la caja de un supermercado o en una cinta de montaje, entre otros;
  • La diabetes, asociada con cambios musculo-esqueléticos que pueden provocar dolor, rigidez e inflamación de las articulaciones y un tipo de tendinitis de muñeca conocida como síndrome del túnel carpiano, muy habitual también en los oficinistas y en los aficionados a los videojuegos;
  • El sobrepeso, especialmente en el caso de la tendinitis del talón de Aquiles y la rotuliana;
  • La ingesta de azúcares y harinas refinadas, que favorecen la inflamación.

Tendinitis del pulgar o de Quervain

Hemos hablado de movimientos repetitivos. Es posible que no nos demos cuenta, absortos como estamos en el uso de las  nuevas tecnologías, pero nos pasamos horas frente al teléfono móvil, tecleando sin parar y sin levantar la cabeza de la pantalla.

Además de posibles problemas en la vista y cefaleas tensionales, estamos colaborando con la aparición de la tendinitis de Quervain, también llamada teosinovitis o, popularmente, pulgar del smartphone.

Esta dolencia también es muy común entre las madres con bebés a los que acostumbran a levantar desde las axilas, estirando sin darse cuenta de los flexores de los pulgares.

 La tendinitis del pulgar o de Quervain es la inflamación de la vaina de los tendones que permiten el juego del pulgar, el tendón extensor corto y el abductor.

 Tanto la fisioterapia como la osteopatía cuentan con técnicas adecuadas para el tratamiento de los diferentes tipos de tendinitis. Dado que es un problema de inflamación de los tendones, es imprescindible, en primer lugar, evitar aquello que nos ha causado el mal.

En el caso de la tendinitis de Quervain, es recomendable evitar los movimientos que han causado la lesión. En el caso del móvil, hay que intentar disminuir el uso del teclado, sea grabando mensajes de voz, sea utilizando lo menos posible el aparato.

 Ejercicios para tratar la tendinitis del pulgar

Es conveniente realizar ejercicios de estiramiento del pulgar y de la muñeca:

 

  • Estirando la palma de la mano hacia arriba y dibujando, posteriormente, una “o” con el índice y el pulgar.
  • Cerrando y estirando los dedos repetidas veces, sin prisa.
  • Realizando estiramientos de la muñeca, apoyando la otra mano contra la palma.
  • Podemos realizar ejercicios apretando una pequeña pelota de goma o con una goma elástica, separando y juntando los dedos.

También hay que estirar la cadena flexora del antebrazo, bien estirando el brazo y la muñeca, bien juntando las manos y tirando con suavidad de los músculos del antebrazo.

 

Author Info

Raquel Cámara

Fisioterapeuta, directora de Fisio Naciones

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *