);

Fisioterapia en el Barrio de Salamanca

Terapia miofascial

La terapia miofascial es una técnica de fisioterapia que consiste en estirar las fascias que, por diversos motivos, están retraídas.

El sistema fascial es un conjunto de envolturas de tejido fibroso que rodean todas las estructuras del cuerpo humano, desde la piel hasta las envolturas de órganos, músculos, sistema nervioso, vasos, glándulas y articulaciones.

Es en las articulaciones donde estas fascias se refuerzan para llegar a formar los ligamentos. Se trata de un sistema sin fin, ya que estas fascias se comunican, formando un continuo, pudiendo poner en conexión zonas alejadas anatómicamente unas de otras.

Las causas de retracción de estas fascias son variadas:

  • Posturales.
  • Traumáticas.
  • Mala función de una víscera.
  • Cirugías.
  • Cicatrices. 
  • Causas emocionales.

Cuando el fisioterapeuta especialista en liberación fascial detecta un acortamiento de una de estas fascias, realiza varias maniobras para la normalización de esta tensión.

Fases de la terapia miofascial

En primer lugar, el fisioterapeuta entra en contacto manualmente mediante una presión en la que siente la falta de elasticidad. Poco a poco, ayudado por la respiración del paciente, siente como esta restricción va cediendo. A medida que la fascia se va relajando, el fisioterapeuta va estirando en la medida en que la fascia se lo permite.

Debido a que el fisioterapeuta actúa sobre la fascia, estirándola mientras ésta va cediendo bajo sus manos, la terapia miofascial resulta agradable e indolora. El paciente siente cómo va desapareciendo la tensión en su cuerpo y esto produce una relajación profunda.

Suele ser necesario llevar a cabo varias sesiones para la normalización del sistema fascial. Esta técnica obtiene muy buenos resultados en relación con la eliminación del dolor y la mejora de la postura.