);

Fisioterapia en el Barrio de Salamanca

Tendinitis: causas y tratamiento fisioterapéutico

dolor de hombro tendinitis

Tendinitis: causas y tratamiento fisioterapéutico

La tendinitis solía ser una lesión bastante común entre los deportistas pero, hoy en día, se ha generalizado tanto que cualquiera puede sufrir esta inflamación de los tendones, sea de la muñeca, del codo, del hombro o del talón, las zonas de nuestro cuerpo que suelen resultar más afectadas.

El codo de tenista y el codo de golfista son nombres que nos resultan conocidos, mucho más que epicondilitis lateral o medial, que son los términos médicos para una y otra.

El 15% de las visitas al fisioterapeuta deportivo se deben a tendinitis

En la actualidad, más allá de las tendinitis deportivas, se multiplican los casos de este tipo de lesión por el uso de ordenadores y consolas. Nuestra rutina de trabajo y nuestros momentos de ocio suelen estar ligadas al uso de ratones -exentos o integrados en el teclado- o de palancas y mandos.

La tendinitis suele aparecer asociada a lesiones deportivas, posturas incorrectas, movimientos repetitivos o sobreesfuerzos ejercidos sobre los tejidos blandos

El movimiento repetitivo de los dedos al clicar con el ratón, de la muñeca al manejarlo o del codo si mantenemos una mala postura generan microtraumatismos que pueden derivar en la inflamación de algún tendón.

Causas de la tendinitis

El dolor suele comenzar de forma suave y, con el paso de los días, gana en intensidad. Si empieza en la muñeca, se irradiará hacia el codo; si la tendinitis se presenta en el codo, es probable que la sensación de molestia ascienda hasta las cervicales.

Una de las características más peculiares de este tipo de inflamaciones es que el dolor va y viene, es decir, que podemos sentirlo durante unos días,  que desaparezca durante, pongamos, una semana y que luego vuelva, incluso con más intensidad.

Podemos dividir los factores desencadenantes de esta lesión en tres grandes grupos aunque, en resumen, la causa principal es el sobreuso del tendón:

  • Causas mecánicas y degenerativas. El tendón va perdiendo elasticidad por el uso, sufre un agotamiento funcional o se produce una degeneración del tendón (llamada tendinosis).
  • Movimientos repetitivos y malas posturas
  • Causas relacionadas con la actividad deportiva

¿Cómo tratarla?

Es muy importante diagnosticar la tendinitis durante sus primeros estadios ya que, cuanto más forcemos el tendón afectado, más difícil será la posterior recuperación. De cualquier modo, incluso los estadios más avanzados pueden ser tratados mediante terapia fisioterapéutica y son raras las ocasiones en las que es necesaria la cirugía.

Tanto el reposo como el abandono temporal de la actividad que ha producido la tendinitis son muy recomendables

En los casos más leves, es posible que el reposo y la aplicación de hielo consigan mitigar la inflamación hasta hacerla desaparecer. La aplicación de compresas, bolsas de hielo o de gel frío son muy efectivas, sobre todo durante las primeras 48 horas.

La fisioterapia acelera la recuperación

Para saber qué tratamiento es el idóneo, el fisioterapeuta debe de conocer cuál es la intensidad del dolor, desde cuando se siente y en qué situaciones o posturas el dolor parece ir a más.

El tratamiento fisioterapéutico no sólo se centrará en aliviar la inflamación sino que buscará corregir un posible desequilibrio muscular que podría aparecer a posteriori además de potenciar el fortalecimiento de los grupos de músculos que hacen uso del tejido blando afectado.

Una vez hayamos superado el episodio inflamatorio y podamos volver a retomar las actividades de la vida cotidiana, nuestro fisioterapeuta nos dará algunas pautas posturales y nos aconsejará sobre diferentes tipos de ejercicios o estiramientos que podremos realizar para prevenir la reaparición de la tendinitis.

Author Info

Raquel Cámara

Fisioterapeuta, directora de Fisio Naciones

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *