);

Fisioterapia en el Barrio de Salamanca

Plagiocefalia

El cráneo del bebé puede desarrollarse de forma asimétrica debido a una presión constante sobre la misma zona. Esta malformación se conoce como plagiocefalia y puede ser tratada con éxito gracias a diferentes técnicas de osteopatía infantil.

Es importante la detección precoz del problema ya que el cráneo del bebé se va endureciendo a medida que va madurando y resulta más sencillo tratar una estructura aún blanda que otra perfectamente formada.

Por lo general, esta presión constante sobre la misma zona de un cráneo aún blando termina produciendo uno de estos dos fenómenos:

  • Aplanamiento posterior o lateral. Depende de si la presión ha sido soportada en la zona posterior del cráneo o en la zona lateral.
  • La frente se puede abombar.

La deformación puede detectarse ya en el nacimiento o puede que surja más tarde. 

Posibles causas de la plagiocefalia

Entre las causas de esta deformación, encontramos principalmente las siguientes:

  • Bebés prematuros, que no han tenido tiempo de madurar y consolidar su cráneo. Además, en las incubadoras suelen permanecer en la misma posición.
  • En el caso de partos múltiples o en el de partos tortuosos (con fórceps o ventosas).
  • La alteración puede ser consecuencia de mantener al niño, de forma prolongada, en la misma posición boca arriba o con la cabeza girada hacia el mismo lado.
  • La tortícolis congénita suele ir acompañada de plagiocefalia, ya que el niño tiene una acusada dificultad para girar la cabeza hacia uno de los lados. En este caso, el primer tratamiento será el profiláctico; hay que evitar que la cabeza del bebé esté siempre en la misma posición.

El diagnóstico precoz es muy importante. Cuanto antes sea diagnosticada la plagiocefalia, mejores serán los resultados en el tratamiento del bebé. Durante el primer año, se produce el 80% del desarrollo del cráneo; por esta razón es muy importante comenzar el tratamiento lo antes posible.

En la clínica, trataremos la musculatura cervical y la simetría del cráneo con técnicas sutiles, teniendo en cuenta la fragilidad del bebé.  Son técnicas indoloras y muy suaves. Se aplican ligeras presiones, terapia fascial y técnica sacrocraneal. En casos más avanzados, puede ser necesario el uso de casco de remodelación.