¿Dolor mandibular?: ejercicios para relajar la Articulación Temporomandibular (ATM)

El estrés y la ansiedad están cada vez más presentes en nuestro día a día y pueden ser los causantes de múltiples dolencias. Una de ellas, que además es cada vez más común, es el dolor de mandíbula. Y es que el trastorno de la Articulación Temporomandibular (ATM) es cada vez más frecuente.

[dt_sc_blockquote type=»type2″ align=»center» variation=»cyan»]El bruxismo, una patología que consiste en apretar de forma involuntaria e inconsciente la mandíbula e incluso rechinar los dientes, suele ser el causante de estos dolores.[/dt_sc_blockquote]

Esta fuerza excesiva de la mandíbula puede producir también dolor en la zona cervical además de en la mandíbula. Y es que los síntomas y consecuencias del bruxismo son muy variados y pueden localizarse además fuera de la boca:

[dt_sc_fancy_ul style=»rounded-info» variation=»cyan»]

  • Desgaste de las piezas dentales llegando incluso a presentar fracturas dentarias.
  • Hipersensibilidad dental al calor y/o al frío
  • Inflamación y dolor en la ATM
  • No se puede abrir o cerrar la boca totalmente sin notar dolor.
  • Episodios repetitivos en los que la mandíbula se queda bloqueada.
  • Sensación de dificultad al tragar.
  • Dolor de cabeza
  • Dolor cervical
  • Dolor de oídos
  • Insomnio

[/dt_sc_fancy_ul]

Causas

Las causas de la disfunción de la ATM son muy diversas aunque pueden resumirse en las siguientes:

[dt_sc_fancy_ul style=»rounded-arrow» variation=»cyan»]

  • Estrés.
  • Ansiedad.
  • Depresión.
  • Asimetría en la estructura craneal.
  • Predisposición genética.

[/dt_sc_fancy_ul]

Tratamiento

Para tratar el bruxismo lo más importante es restablecer el equilibrio entre los músculos, las articulaciones y nuestros dientes. Para ello, una de las herramientas más utilizadas es la férula o placa de descarga personalizada.

Esta férula permite disminuir y redirigir la fuerza de masticación para relajar la musculatura y proteger la ATM aunque el papel de la fisioterapia también es fundamental.  Y es que es el fisioterapeuta el que ayudará a reducir el dolor y a restaurar la movilidad de nuestra mandíbula.

Ejercicios para la relajación de la musculatura

[dt_sc_fancy_ol style=»decimal» variation=»cyan»]

  1. Frente al espejo, con la espalda recta y la musculatura relajada, llevar la punta de la lengua al paladar, justo por detrás de los incisivos y abrir y cerrar la boca lentamente 10 veces. No abrir la boca más de la cuenta y no hacer esfuerzos para ello.
  2. Nuevamente, llevar la punta de la lengua al paladar, abrir lentamente la boca y arrastrar la punta de la lengua hacia atrás, intentando tocar la campanilla. Repetir 10 veces
  3. Tumbados, agarramos el lóbulo de la oreja con dos dedos y tiramos de manera suave hacia nuestros pies manteniendo unos segundos. Poco a poco los tejidos se irán relajando. Repetir 10 veces
  4. Realizar estiramientos cervicales llevando la oreja hacia un hombro y manteniendo la posición durante 30 segundos. De forma lenta cambiaremos de lado mientras respiramos profundamente.

[/dt_sc_fancy_ol]

Si tienes alguna duda o quieres una opinión personalizada puedes ponerte en contacto con nosotros aquí o solicitar una primera cita.