);

Fisioterapia en el Barrio de Salamanca

Alimentos que nos ayudan a combatir la inflamación y el dolor muscular

Alimentos antiinflamatorios

Alimentos que nos ayudan a combatir la inflamación y el dolor muscular

Es posible que hayas oído hablar alguna vez de la dieta con propiedades antiinflamatorias. No es una dieta como las que se hacen para adelgazar, con unas pautas cerradas y cantidades medidas. Simplemente, busca incluir en nuestro día a día alimentos antiinflamatorios y excluir, en la medida de lo posible, aquellos que son pro-inflamatorios.

La dieta antiinflamatoria es aconsejable tanto para casos concretos de lesiones o traumas, desde un esguince hasta una tendinitis, por ejemplo, como para enfermedades crónicas o degenerativas.

Nuestras articulaciones se pueden inflamar por una torcedura, un golpe, malos hábitos posturales o por un proceso más largo como es el caso de patologías tales como la artrosis, la fibromialgia o la cervicalgia.

 

Alimentos tan comunes como la fruta y la verdura tienen propiedades antiinflamatorias

 

No es casual que muchos de los alimentos que aparecen en las listas de productos saludables, o en su contraria, la de poco saludables, sean básicamente los mismos que aparecen en una dieta antiinflamatoria o en otro tipo de dietas terapéuticas.

La fruta, la verdura, el pescado azul, las legumbres o los frutos secos suelen estar presentes en la mayor parte de las dietas terapéuticas -en mayor o menor medida-.

Pero dejemos las generalizaciones y veamos algunos alimentos en concreto, tanto los que es aconsejable evitar como los que debemos incluir en nuestra dieta diaria por sus propiedades antiinflamatorias.

 

Alimentos perjudiciales o pro-inflamatorios

Este tipo de alimentos hacen trabajar más de la cuenta a nuestro sistema inmune lo que provoca que nuestras articulaciones envejezcan más rápidamente. Es recomendable evitar o reducir el consumo de estos pro-inflamatorios aunque siempre manteniendo una dieta equilibrada que aporte a nuestro cuerpo todos los componentes que precisa.

Básicamente podemos dividirlos en dos grandes grupos: los productos industriales, que incluyen aditivos químicos, y los que contienen grasas de origen animal.

  • Alimentos con ácidos grasos trans u omega 6 como la carne roja, aceites y grasas hidrogenados o los cacahuetes.
  • Alimentos con alto contenido en sal como las patatas fritas de bolsa, por ejemplo.
  • Harinas y azúcares refinados. A diferencia de los integrales, estos alimentos son procesados: pan blanco, bollería envasada o cereales del desayuno.
  • Alimentos fritos.
  • El gluten y los lácteos son dos de las principales categorías de alimentos inflamatorios. Para que nuestro cuerpo obtenga el calcio que necesita si no consumimos lácteos, debemos incluir almendras, brócoli, higos, naranjas, espinacas, tofu y/o semillas de lino (o linaza).
  • El picante tiene un estatus ambivalente. Un consumo moderado puede tener efectos beneficiosos ya que la capsaicina, un componente de los pimientos picantes, por ejemplo, tiene propiedades antiinflamatorias.

 

Alimentos antiinflamatorios

Hay cuatro componentes que encontramos en los alimentos que tienen propiedades antiinflamatorias: omega 3, zinc, vitaminas C y D.

Como comentábamos, la mayor parte de las frutas y las verduras tienen propiedades antiinflamatorias aparte de aportarnos multitud de vitaminas y minerales fundamentales para nuestro organismo.

Fruta

Entre las frutas, podemos destacar la piña (natural), el limón, la granada y las cerezas. En general, los cítricos son buenos para combatir la inflamación, desde naranjas y mandarinas hasta limones y limas. También el aguacate, las fresas, los kiwis o los melocotones. Aunque sea recomendable, hay que tener en cuenta la cantidad que consumimos ya que la fruta contiene mucho azúcar (fructosa).

Verdura

Las verduras, en particular las de hoja verde, son también muy recomendables. Lo ideal sería consumirlas crudas ya que es la forma en la que mejor conservan todas sus propiedades. Podemos mencionar las espinacas, las algas, el brócoli, las coles de Bruselas, la coliflor, las judías verdes, el puerro o la remolacha.

Frutos secos

Los frutos secos, en concreto las nueces, las avellanas y las almendras.

Pescado azul

El pescado azul, rico en omega 3, también debe de ser incluido en nuestra dieta antiinflamatoria: salmón, caballa, sardinas o atún, por mencionar los cuatro principales.

Raíces

Hay dos alimentos que tienen importantísimas propiedades antiinflamatorias y que no suelen estar en nuestra dieta. Ambos provienen de Oriente y son comunes en recetas de origen indio, chino o japonés, entre otros países. Hablamos de la cúrcuma y el jengibre.

Ambas raíces se pueden encontrar en su estado natural, como raíz, pero también en polvo y, a menudo, en comprimidos. La cúrcuma se utiliza a menudo como condimento en la cocina india mientras que el jengibre acompaña sin falta al sushi japonés.

Author Info

Raquel Cámara

Fisioterapeuta, directora de Fisio Naciones

Comment ( 1 )

  • Teresa

    Me gusta.
    Están muy bien las recomendaciones de alimentos, sobre todo para los dolores articulares que padezco a veces

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *