);

Fisioterapia en el Barrio de Salamanca

Kinesiotaping o vendas de colores ¿cómo funciona y por qué se usa en Fisioterapia?

Kinesiotaping o vendas de colores ¿cómo funciona y por qué se usa en Fisioterapia?

 

El kinesiotaping, también conocido como kinesiotape o vendaje neuromuscular, tan recurrido ahora en fisioterapia, se popularizó gracias a los atletas y deportistas de élite. Esas llamativas tiras de colores que mostraban los deportistas pronto captaron la atención y más aún sus peculiares formas en las extremidades de los futbolistas del momento.

 

Beneficios del Kinesiotaping

Su funcionamiento es sencillo, se utiliza para solucionar problemas y dolores musculoesqueléticos sin restringir el movimiento de los mismos. La técnica en sí consiste en aplicar cintas adhesivas y elásticas que tienen distintos usos. Desde guiar y sujetar nuestros músculos sin limitar su normal funcionamiento, hasta recudir la inflamación y mejorar la circulación, aliviando en muchos casos el dolor y corrigiendo problemas en las articulaciones.

Los beneficios del kinesiotaping hacen que la recuperación sea más temprana, cosa que cobró un enorme interés en las disciplinas deportivas, haciendo que los tiempos de recuperación fuesen mucho menores y que posteriormente se extendió a la fisioterapia general.

 

Con el vendaje neuromuscular se consigue que se vuelva antes a hacer vida normal, ya sea volver a entrenar o hacer ese deporte que tanto te gusta, así como acelerar los plazos de recuperación en pacientes con distintos tipos de dolencias

 

Es por todo esto que el kinesiotaping es quizás, hoy por hoy, la disciplina de la fisioterapia, o al menos el tratamiento, más conocido de todos. Su facilidad de adaptación según el músculo y la dolencia alterando la colocación hace que se puedan utilizan en varios tipos de molestias musculares.

Ahora bien, ya conocemos las distintas aplicaciones del kinesiotaping, conocido vulgarmente como cintas de colores. Vamos a adentrarnos un poco más en su funcionamiento:

 

Funcionamiento del kinesiotaping

.

La elasticidad de la cinta aplicada bajo cierta tensión genera un leve levantamiento de la piel creando así un espacio entre ésta y el músculo. Por tanto, la cinta actúa en las capas internas de la piel a través de la propiocepción que genera mediante el uso de distintos grados de tensión. Al colocar la cinta adhesiva con una determinada tensión se produce un mecanismo de retracción, debido a que la cinta, pese a ser estirada, con el tiempo acaba volviendo a su tamaño original. Logrando así producir un levantamiento progresivo de la epidermis.

Este espacio producido por la cinta del kinesiotaping hace que tanto las toxinas como los mediadores inflamatorios producidos por la lesión por medio del kinesiotaping, circulen y acaben drenando de manera más óptima.

El principal aval del kinesiotaping es contribuir , por medio de las cintas, al funcionamiento, más o menos normal del musculo en cuestión, sin restringir, por ello, su uso

Es decir, ciertos tipos de vendaje inmovilizan el músculo de tal manera que esto acaba afectado a su posterior recuperación, un músculo que tiende a no ejercitarse tiende a cierto grado de atrofia por falta de uso.

Con el kinesiotaping conseguimos no solo tratar la lesión y favorecer su recuperación, sino también permitir que con la sujeción de las cintas se logre un amplio rango de movimiento en detrimento del uso de aparatosos vendajes que suele acabar inmovilizando el músculo en cuestión.

 

El kinesiotaping como práctica preventiva

Aunque está más que comprobada la efectividad del kinesiotaping a la hora de tratar dolencias musculares, esta disciplina es reconocida también por su carácter preventivo. Pequeñas dolencias pueden derivar en severas lesiones según el caso.

El kinesiotaping ayuda a prevenir pequeñas dolencias producidas por zonas musculares debilitadas, acostumbradas, en algunos casos a estar sometidas a dolor o excesivo uso

Por ejemplo, dolores lumbares en personas que trabajan de cara al público y de pié, acostumbradas a depositar una gran tensión en la parte posterior de su cuerpo.

Del mismo modo ocurre en disciplinas deportivas algo lesivas. Es habitual, por ejemplo, que futbolistas empleen estas cintas en el tren inferior de manera preventiva, pues están habituados a importantes cargas físicas. Ni que decir tiene que la incorporación del equipo de fisioterapia en los clubs profesionales de fútbol se ha convertido, con el tiempo, en una práctica habitual, no solo para tratar dolencias, sino también para prevenir muchas de ellas.

Los fisioterapias se han convertido, por ello, en parte esencial del equipo médico de los clubes deportivos, así como de la dirección deportiva, que planifican pre-temporadas y cargas de entrenamientos en base a las directrices del equipo médico. Dedicando, además, parte de trabajo a tareas de relajación y prevención.

De ahí que la alta competición ponga de manifiesto la importancia del kinesiotaping como terapia, no solo a la hora de tratar un amplio espectro de lesiones musculares sino también a la hora de prevenirlas.

Author Info

Raquel Cámara

Fisioterapeuta, directora de Fisio Naciones

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *