);

Fisioterapia en el Barrio de Salamanca

Incontinencia urinaria: tipos, causas, tratamiento y prevención

Incontinencia urinaria: tipos, causas, tratamiento y prevención

La incontinencia urinaria no es otra cosa que la pérdida involuntaria de orina. Se produce cuando una persona tiene una fuerte y repentina necesidad de orinar pero es incapaz de retener la orina.

Los escapes de orina pueden producirse al reír, al realizar algún esfuerzo físico o incluso al estornudar y es posible que se escape un poco de vez en cuando o que no se sea capaz de retener ninguna cantidad de orina.

Además de ser molesto para la persona que lo padece, puede suponer también un problema psíquico y social. Pues influye negativamente en la calidad de vida del enfermo. Bien es cierto que la incontinencia urinaria no se considera una enfermedad en sí, sino una consecuencia de la alteración de la fase de llenado vesical. Algo que se presenta en numerosas enfermedades.

Las mujeres, los niños y los ancianos son los más afectados por la incontinencia urinaria.

Tipos de incontinencia urinaria

  • Incontinencia urinaria de esfuerzo: la pérdida se produce al realizar cualquier actividad física o movimiento, como cargar objetos pesados, reírse, estornudar o agacharse. Afecta sobre todo a mujeres y no está asociada a la necesidad de orinar.
  • Incontinencia urinaria de urgencia: ocurre como resultado de una necesidad repentina e imperiosa de orinar, al contraerse la vejiga dejando escapar la orina, sin dejar tiempo si quiera para llegar al baño.
  • Incontinencia urinaria por rebosamiento: ocurre cuando la vejiga no se vacía de manera completa y el volumen de orina supera su capacidad. Puede producirse por una falta de fuerza para expulsar toda la orina o por una obstrucción que impide un completo vaciado.
  • Incontinencia urinaria en ancianos: se trata de uno de los trastornos más comunes en los ancianos. Si además se padece algún tipo de incapacidad física o psíquica, aumenta este trastorno.

Causas

  • Retrasar la micción no satisfaciendo el deseo de orinar hasta el último minuto.
  • Edad: se deterioran los músculos de la zoma pélvica y puede deteriorase la coordinación de los mecanismos del sistema urinario y del sistema nervioso central.
  • Embarazo y parto: Durante el embarazo los músculos pélvicos se destensan debido al peso y la presión que ejerce el bebé. Además, la epistomía, también afecta directamente a los músculos del control de la vejiga.
  • Diabetes: puede producirse una reducción de sensibilidad en la vejiga y como consecuencia de ello un aumento de tamaño de la vejiga acompañado de una falta de contractilidad y una hipotonía de la misma.
  • Menopausia: La falta de estrógenos hace que los músculos de la vejiga se debiliten y pierdan elasticidad propiciando las pérdidas de orina.
  • Próstata agrandada: medida que los hombres envejecen, la próstata se va agrandando y puede ocasionar problemas como la pérdida de orina.
  • Debilidad en los músculos pélvicos o uretrales: Si los músculos se debilitan o tejidos se distienden, los órganos pélvicos pueden sufrir un descenso y ocasionar pérdidas de orina.
  • Obstrucción en el aparato urianario: un bloqueo en cualquier punto de las vías urinarias, puede aumentar la presión en estas vías y ralentizar el flujo de orina o aumentarlo.

Tratamiento

Si crees que puedes padecer incontinencia urinaria lo primero que debes hacer es acudir a un médico para que decida cuál es el mejor tratamiento para ti. Bien es cierto que éstas medidas y tu fisioterapeuta podrán ayudarte a mejorar tu calidad de vida.

Una de las mejores maneras de recuperar el control de la vejiga es aprendiendo a resistir la necesidad inmediata de salida de la orina. Es decir, entrenando la vejiga mediante ejercicios.

Controlar los líquidos que se ingieren para evitar la formación de orina excesiva también ayudará a tu día a día. Sobre todo teniendo en cuenta que se debe distribuir el horario de ingesta de líquidos. Siendo la mañana el momento en el que más se debe beber y por la noche el que menos.

También existen soluciones quirúrgicas según el tipo de incontinencia urinaria, así como autosondajes intermitentes en la vejiga que permiten el vaciado completo de ella, evitando los escapes de orina.

Prevención

Estas son las mejores medidas para prevenir o retrasar la aparición de incontinencia urinaria:

  • Evitar la obesidad y el sobre peso para reducir la presión intraabdominal.
  • Reducir el consumo de ciertas bebidas como los refrescos y bebidas carbonatadas, el alcohol o el café, entre otros.
  • Evitar el estreñimiento.
  • Reducir el consumo de medicamentos o productos diuréticos.
  • Evitar las comidas picantes.
  • No empujar demasiado la orina para evitar perjudicar a los músculos del suelo pélvico.
  • Reducir la ingesta de líquidos las horas previas a irse a dormir.
  • Realizar ejercicios de Kegel, los cuales ayudan a fortalecer los músculos del suelo pélvico. Consisten en la realización de series de contracciones y relajaciones de los músculos pélvicos a lo largo del día y de forma constante.

En Fisio Naciones disponemos de una unidad de Fisioterapia para la mujer así como especialistas en suelo pélvico. Si sufres de pérdidas de orina o tienes cualquier otra duda puedes ponerte en contacto con Fisio Naciones aquí.

Author Info

Raquel Cámara

Fisioterapeuta, directora de Fisio Naciones

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *