);

Fisioterapia en el Barrio de Salamanca

Consejos para evitar el dolor de huesos y articulaciones durante la primavera

Drenaje linfático manual para reducir el dolor de piernas

Consejos para evitar el dolor de huesos y articulaciones durante la primavera

¿Cómo evitar el dolor de huesos y articulaciones?

Con la llegada de la primavera comienza una época de temperaturas cambiantes que, como es lógico, pueden afectar a tu cuerpo en forma de dolor de huesos y articulaciones. Por ello, desde tu centro de fisioterapia Fisio Naciones te hacemos llegar nuestros consejos para que puedas aprovechar el solecito y el buen tiempo sin ningún tipo de contratiempo.

 

Ahora que comienza a venir el calor la prevención y tu fisioterapeuta pueden ser los mejores aliados para evitar dolor de huesos y articulaciones.

 

Por lo general la etapa primaveral y sobre todo Abril se caracteriza por temperaturas cambiantes, aunque moderadas, y lluvia, lo que hace que por la mañana tengas que seguir usando abrigo y por la tarde sudes, en ocasiones, la gota gorda. Todos estos cambios no son ajenos a tu cuerpo y hace que muchos acaben acusando cansancio y, a veces, un dolor de huesos y articulaciones muy molesto.

No obstante la prevención y también la fisioterapia te ayudan a prevenir y/o amortiguar todo este tipo de molestias. 3 aspectos a tener en cuenta.

Aspectos para prevenir el dolor de huesos y articulaciones

  1. Con los cambios de temperatura muchos desafían a los meteorólogos y se atreven a predecir el tiempo ¿Por qué?Los cambios de temperatura en la cicatrices tiene una mayor incidencia y hacen que se acabe acusando en mayor grado. La elasticidad del tejido cicatrizal es menor que la piel sin dañar, por lo que cuando se produce un cambio de presión y la piel se estira, la piel cicatrizada tienes más problemas, cosa que acaba tendiendo a darnos un mayor dolor.

    Por ello, muchos pueden prever tormentas y cambios drásticos de temperatura, por que las cicatrices están mucho más sensibilizadas.

    Como mejor medida de prevención: hidratar bien la zona tanto por fuera como por dentro, bebiendo agua en abundancia y usando cremas o aceites esenciales que traten, nutran y aporten elasticidad a la piel cicatrizada, como por ejemplo la Rosa Mosqueta o el aceite de Argán. Pero sobre todo, no olvides cubrirlas, en la medida de lo posible, y protegerlas del sol.

  2. Generalmente uno de los síntomas más extendidos con la llegada de la primavera es el insomnio ocasional conocido también como astenia primaveral, y que no es otra cosa que la dificultad para conciliar el sueño. Como hemos dicho tantas veces el sueño es reparador, por tanto la falta de descanso o una mala calidad del sueño afectan a huesos y articulaciones.

    Las malas posturas corporales y una mal descanso son el peor aliado de tu cuerpo. Y por lo general, lo uno conduce a lo otro. Como gran aliado, las cenas ligeras y la digestión previa al descanso te ayudarán a prevenir quebraderos de cabeza.

  3. Por último, el gran enemigo que, a veces, ocasiona dolor de huesos y articulaciones son los ataques de actividad post invernal, es decir ese intento por recuperar el tiempo perdido y avanzar en tus proyectos de comienzo de año truncados por el invierno y el mal tiempo. La primavera es la época en que todos se acuerdan de hacer deporte, se apuntan al gimnasio y comienzan a acordarse de la, tan nociva en ocasiones, operación bikini.

    Tan mala es la inactividad como el exceso de ímpetu repentino. La vida sedentaria se combate con cabeza y progresivamente.

    Los atajos y el querer recuperar el tiempo perdido hacen que muchos se excedan y acaben produciendo, en su cuerpo aletargado, todo tipo de lesiones.

    Por lo general músculos y articulaciones son las principales víctimas, por lo que si ves que tu cuerpo oxidado o poco habituado al deporte comienza a darte ciertos dolores, lo mejor es que consultes a tu fisioterapeuta. Ellos podrán resolverte el problema, guiarte en el proceso y aconsejarte sobre cómo iniciar la etapa primaveral sin que tengas dolor de huesos y articulaciones.

No obstante, vamos a brindarte algunos consejos desde aquí también, para que el comienzo de la primavera no te pille sin estar alerta.

6 consejos para combatir el dolor de huesos y articulaciones durante la primavera

  • Dormir. Por supuesto, es imprescindible dar descanso a tu cuerpo. Y recuerda, dormir no siempre es descansar. Un sueño pleno, a tu hora, sin “trasnocheos”, sin digestiones pesadas ni tareas extra para tu organismo, hará que tu organismo se centre en lo realmente importante en descansar.
  • Nutrirte. Sí, no es lo mismo que comer. Dar a tu cuerpo lo que realmente necesita es tu mejor aliado para prevenir dolores y futuras dolencias. Incorporar antioxidantes a tu dieta será tu mejor elección para el comienzo de la primavera. Especialmente una dieta sana y variada, con un importante aporte de vitaminas será tu principal colchón de cara a prevenir cualquier contratiempo.Si nos ceñimos a huesos y articulaciones las vitaminas C y E, así como pescados azules ricos en Omega-3 o como los frutos secos harán que tu piel, tus huesos, tus articulaciones y tus músculos estén a punto. Eso sí, acude a un especialista y aléjate de las dietas y remedios “milagro”.
  • El estrés es tu peor aliado. Las técnicas de relajación como el Yoga o simplemente el irte a dormir y leer un simple libro puede ayudar, no solo a desestresarte, sino también a que descanses mejor. El efecto perjudicial que genera el estrés en nuestro cuerpo es muy nocivo para nuestros huesos y articulaciones, sin embargo la relajación aumenta la flexibilidad de músculos y articulaciones.
  • Practicar deporte y hacer ejercicio moderado: Recuerda, si sueles tener una vida sedentaria, tu vuelta a ese deporte que tanto te gustaba pero que hace años que no practicas, ha de ser progresiva. Puede que hace 5 o 6 años pudieses practicarlos sin problemas, pero tu cuerpo cambia y los músculos y articulaciones se resienten.Tu vuelta al deporte, por tanto, ha de ser sosegada, no sometas a tu cuerpo a una enorme carga de trabajo si no estás acostumbrado y, sobre todo, tómate las cosas con tranquilidad. Como ya te hemos dicho el estrés es tu peor aliado.
  • Pasea, sí, sal a andar media hora al día. Sin estrés, sin prisas y, a ser posible, ve en busca de aire puro. El oxígeno es el carburante de tu organismo y, como te hemos dicho en alguna ocasión, la respiración es un buen aliado a la hora de prevenir dolencias.Pero sobre todo deja que tu cuerpo se nutra del sol. La vitamina D es un gran aliado de tus huesos y eleva además la fuerza muscular. Los suplementos de calcio o los yogures son solo la cara “A” de la plenitud de tus huesos. Es la vitamina D la encargada de fijar el calcio, así que si te alimentas en post de tener unos huesos sanos pero no reciben la cantidad de sol necesario, estarás renunciando al principal agente dinamizador del calcio: la vitamina D.Es por ello muy importante que salgas a despejarte y a disfrutar del aire libre, más aún ahora que los rayos ultravioleta no están a los niveles que suelen estar durante el verano.
  • Por último, aunque igual de importante, visita tu centro de fisioterpia. En Fisio Naciones tienes a expertos en fisioterapia que te ayudarán a aliviar y prevenir el dolor en huesos y articulaciones.

    Un masaje muscular puede ser una gran opción a la hora de afrontar el ritmo de vida de la primavera

    Porque es la época en la que el buen tiempo invita a estar más tiempo en la calle, a pasar tiempo con los amigos, a hacer deporte y, por tanto, a someter a tu cuerpo a mayor estrés del que venía soportando en los últimos meses.

Author Info

Raquel Cámara

Fisioterapeuta, directora de Fisio Naciones

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *