);

Fisioterapia en el Barrio de Salamanca

Punción seca para tratar dolores musculares

Punción seca para tratar dolores musculares

La punción seca es una técnica utilizada para tratar los llamados puntos gatillo miofasciales (o puntos trigger). Estos puntos son nódulos o “nudos” musculares que están fuertemente contracturados, es decir, que no están recibiendo los nutrientes necesarios para su buen funcionamiento.

El origen de los puntos gatillo es desconocido aunque parece que está relacionado con la vida sedentaria, las alteraciones de ánimo, los desequilibrios bioquímicos u hormonales e incluso con condiciones climáticas adversas.

Esta dolencia es más común en las mujeres que en los hombres, especialmente en la franja de edad comprendida entre los 30 y los 55 años.

Entre los síntomas del síndrome del dolor miofascial encontramos rigidez y debilidad muscular, dolor localizado en un punto concreto, aparición de una masa palpable y tensa de aspecto nodular o en forma de banda. Puede provocar dolor irradiado o referido y tensión en otros músculos adyacentes.

La aplicación de pequeñas agujas en estas zonas consigue relajar el músculo, haciendo desaparecer tanto el dolor local como el referido –percibido en un lugar diferente al del origen, bastante común en el caso de los puntos gatillos-. La respuesta fisiológica del cuerpo al pinchazo suele consistir en pequeños espasmos locales que van disminuyendo hasta su desaparición, señal de que el punto gatillo ha sido desactivado con éxito.

Mediante esta técnica no se infiltra ningún tipo de sustancia química a través de la piel, de ahí el término “seca”.

Las agujas funcionan como un alargamiento de las manos del fisioterapeuta, llegando a las zonas que éstas no pueden alcanzar. Básicamente, hay dos tipos de punción: la superficial, que penetra en la piel pero no llega al músculo, y la profunda, que alcanza la banda muscular tensa y puede ir acompañada de electroestimulación intramuscular –aplicación de corriente eléctrica a través de la aguja-.

La punción seca no se suele emplear de manera aislada sino que forma parte de un tratamiento fisioterapéutico más amplio.

Para evitar recaídas, nuestro fisioterapeuta nos recomendará que modifiquemos algunos malos hábitos posturales, causantes de la aparición de los puntos gatillo, que realicemos ejercicio físico y, en general, que mantengamos un estilo de vida activo.

La punción seca está indicada para aliviar el dolor cervical o lumbar, para tratar lesiones musculares e incluso la artrosis, entre otras dolencias

Características de la punción seca

El pinchazo suele ser doloroso o molesto durante apenas unos segundos. El dolor, que podríamos asimilar con el que sentimos en los músculos tras ir al gimnasio o realizar ejercicio, puede persistir durante las siguientes horas o incluso 24 o 48 horas después del pinchazo. Para reducir la sensación producida por la punción, el fisioterapeuta puede terminar el tratamiento con un amasamiento o masaje manual y estiramientos suaves de la musculatura afectada.

La aplicación de las agujas suele durar unos pocos minutos. Si tenemos en la cabeza la imagen de las agujas propias de la acupuntura tradicional china, nos haremos una idea equivocada de este tratamiento. Lo que interesa en esta técnica es el efecto mecánico que se consigue con el pinchazo.

Como cualquier otro tratamiento, lo normal es que necesitemos algún tiempo y varias sesiones de terapia para hacer desaparecer los puntos contracturados. En cualquier caso, la disminución del dolor suele sentirse de forma inmediata tras la aplicación de las agujas y paulatinamente durante los días posteriores.

Aunque la punción seca puede resultar dolorosa, especialmente durante los segundos que dura el pinchazo, es muy efectiva para el alivio de los puntos gatillo

La punción seca está contraindicada en algunos casos como cuando el paciente tiene fobia a las agujas; sufre de alergia a los metales, en especial al níquel; padece de inmunodepresión o de hipotiroidismo; en embarazadas si la zona a tratar puede afectar al feto y en pieles con cicatrices, heridas, tatuajes o afectadas por enfermedades dérmicas.

La punción seca no es acupuntura

La acupuntura es una terapia alternativa holística, proveniente de la medicina tradicional china, que implica un conjunto de procedimientos a través de los cuales se estimulan ciertos puntos anatómicos. Suele utilizarse para aliviar el dolor aunque sus aplicaciones, reconocidas por la OMS desde 1979, van desde el tratamiento de la hipertensión y el dolor de muelas hasta el de los cólicos renales o las náuseas y vómitos. La base científica de este conjunto de técnicas aún no ha sido establecida aunque podría existir y estar relacionada con la liberación de endorfinas o con la teoría del control de la puerta cerrada.

 

Podemos encontrar algunas fuentes que afirman erróneamente que la punción seca es una técnica relacionada con la acupuntura. Sin embargo, lo único que tienen en común es que son métodos invasivos utilizados para tratar trastornos que causan dolor y que en ambas se usan agujas que atraviesan la piel para el tratamiento del paciente aunque las empleadas en la punción seca suelen tener un mango más fuerte o un calibre más grueso.

La diferencia fundamental radica en que la punción seca tiene base científica mientras que la acupuntura carece de ella y se asienta en la tradición. Además, las agujas se aplican, en el caso de la punción seca, sobre la zona lesionada, en el punto gatillo, y no en cualquier parte del cuerpo como puede ser el caso de la acupuntura.

Author Info

Raquel Cámara

Fisioterapeuta, directora de Fisio Naciones

Comments ( 2 )

  • Julian

    Enhorabuena Raquel y gracias por ayudarnos a vivir mejor a los que pasamos por tus manos

    • Raquel Camara

      Muchas gracias Julián por tu confianza!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *