);

Fisioterapia en el Barrio de Salamanca

Reeducación del suelo pélvico

Entendemos por suelo pélvico el conjunto de músculos, fascias y ligamentos presentes en la parte inferior de la pelvis. El trastorno de alguna de las estructuras anteriores puede tener como consecuencia la aparición de ciertas patologías:

  • Incontinencia urinaria.
  • Incontinencia fecal y/o gases.
  • Disfunciones sexuales.

Puede suceder, a lo largo de la vida, por diferentes causas:

  • Embarazo y parto. Es recomendable que cualquier mujer que haya estado o esté embarazada visite a un fisioterapeuta especializado para valorar el estado de su suelo pélvico.

Durante el embarazo, las vísceras se adaptan al crecimiento del bebé, las articulaciones se flexibilizan y la musculatura se distiende. Estos cambios deberían de revertir de forma natural tras el alumbramiento. Sin embargo, las secuelas o los síntomas pueden prolongarse en el tiempo más de lo habitual.

Por otro lado, si el parto fue instrumental (fórceps, ventosas…) o hubo episiotomía, se incrementa el riesgo de padecer cualquier disfunción abdominopélvica.

  • Cirugías abdomino-pélvicas. Cualquier cicatriz puede producir adherencias en los tejidos blandos que impliquen retracciones en la periferia.
  • Ejercicio físico. En los llamados deportes de impacto (correr, aeróbic, step, bodypump, crunch -abdominales clásicos-), se repiten los “traumas” en el suelo pélvico; el que éstos sean perjudiciales o no depende del buen funcionamiento de la musculatura.

Técnicas para reeducar el suelo pélvico

En Fisio Naciones contamos con una serie de técnicas que nos ayudan a corregir y controlar estos problemas:

  • Técnicas manuales. Para valorar directamente los músculos hipo e hipertónicos y poder normalizarlos. También se tratan puntos gatillo y adherencias de cicatrices (producidas tras una episiotomía o una cesárea).
  • Ejercicios de Kegel. Son una serie de ejercicios voluntarios que consiguen una contracción eficaz y sinérgica de la musculatura implicada.
  • Gimnasia abdominal hipopresiva. Es un tipo de ejercicio, con una respiración muy concreta y específica, que consigue una contracción involuntaria de los abdominales y del suelo pélvico. Además, fortalece el diafragma y, por tanto, conseguimos una mayor capacidad respiratoria. Es un método desarrollado, aún en la actualidad, por el belga Marcel Caufriez.
  • Electroestimulación. Nos servimos de esta técnica para ayudar, aún más, a la contracción o relajación (según sea necesario) del suelo pélvico.

Si te encuentras en alguna de las situaciones anteriores y quieres saber tu estado, ¡no dudes en consultarnos!