);

Fisioterapia en el Barrio de Salamanca

¿Dolores al volante? La mejor postura para conducir

¿Dolores al volante? La mejor postura para conducir

¿Cómo sentarse correctamente? ¿Cómo evitar dolencias al conducir largas distancias?

La postura para conducir que adoptamos en nuestro coche es muy importante a la hora de evitar dolencias y lesiones provocadas por el estrés de la conducción.

Y más ahora que se acerca el verano y empieza el buen tiempo, pues se hacen cada vez más espadas de fin de semana o viajes vacacionales de larga distancia.

Aunque por supuesto, también en la conducción del día a día afecta mucho hay que ponerle atención a nuestra postura. Pues, aunque parezcan viajes cortos y conocidos, el estrés al volante que genera el tráfico o el GPS, por ejemplo, puede tener muchos efectos negativos en los nuestros músculos y nuestra columna.

La posición del asiento, así como su altura y distancia con el volante es algo muy personal para cada conductor. Aunque, sin duda, existen ciertas normas básicas para conseguir evitar lesiones y dolores en el cuello, los hombros, la columna y las articulaciones.

Los dos elementos esenciales a la hora de establecer una postura para conducir son la seguridad y la comodidad.

Claves para una postura correcta al volante

  • Calzado: por seguridad se recomienda conducir siempre con zapatos bien agarrados al pie. Bien por medio de cordones, velcro o cremalleras, pero bien agarrados al empeine y el tobillo. Así como un zapato plano, sin demasiada plataforma para no perder sensibilidad y sin tacón para que no se produzca una mayor angulación en relación con el tobillo que pueda dificultar la interacción con los pedales.
  • Piernas: la posición de las piernas al volante no tiene nada que con la postura óptima para sentarse normalmente en una silla. En este caso la cadera debería quedar por debajo de las rodillas, en un ángulo de entre 100 y 100 grados. Con un ángulo de 100 grados también para las rodillas, que permitirá apoyar el talón en el suelo y poder pisar los pedales adecuadamente.
  • Espalda: el cuerpo debe ir totalmente pegado al respaldo del asiento para evitar contracturas en la zona lumbar. Aunque a veces separemos la espalda del asiento y pensemos que estamos cómodos, conducir en una mala posición puede ser perjudicial. En ocasiones se aconseja utilizar algún tipo de soporte lumbar para mantener la curvatura de la espalda, como por ejemplo un cojín o almohadón blando.
  • Brazos: los codos deben de estar ligeramente flexionados y los hombros bajos, a la altura del volante. La distancia con este debe ser, además, considerable para poder maniobrar con libertad, pero no demasiado grande para que los hombros no se tensen. La correcta posición se averigua si se mide, con los brazos extendidos, que la muñeca llegue al borde superior del volante. De esta forma el codo queda relajado.
  • Cabeza: la tensión en el cuello y en la cabeza es la principal responsable de contracturas y todo tipo de dolores cervicales. Aunque no es cierto que la mejor postura para conducir es con la cabeza totalmente apoyada en el reposacabezas. Este elemento se encuentra encima del respaldo por protección en caso de una colisión, para evitar lesiones graves. Por lo que la postura para conducir óptima sería apoyar la columna hasta la altura de los omóplatos.
  • Cinturón de seguridad: es imprescindible utilizarlo siempre aunque en ocasiones usarlo de una manera incorrecta puede ocasionar ciertos roces. Por lo que no se recomienda que la correa pase directamente por el cuello, pues debe pasar por el pecho y la clavícula.

Si se comparte un vehículo es muy importante que cada conductor ajuste el asiento, los retrovisores y el reposacabezas para conducir.

Ejercicios de estiramiento para aliviar dolores producidos por la conducción

Si a pesar de tomar las debidas precauciones relacionadas con la postura para conducir sigues teniendo dolores, estos son los mejores ejercicios para practicar, siempre, fuera del coche:

  • Pies: sentados en el suelo con la espalda apoyada en la pared y una pierna flexionada, coger con las manos las puntas de los dedos de los pies y doblar ligeramente, sin separar el talón del suelo, para estirar la planta del pie.
  • Pantorrilla: en un escalón dejar los talones fuera y bajar lentamente el cuerpo dejando los talones por debajo del borde del escalón. Repetir y aguantar la posición durante 10 o 155 segundos y siempre agarrados a la barandilla.
  • Muslos: De pie, flexionar una pierna llevando el talón hacia el glúteo y sujetarlo con una mano durante unos 10 segundos. Repetir después con la otra pierna.
  • Columna: acostado en el suelo flexionar las rodillas hacia el pecho, abrazar las piernas durante 10 segundos y repetir.
  • Cuello: llevar la oreja hacia el hombro ayudándonos con el brazo del mismo lado sin tensar los hombros y sin hacer demasiada fuerza. Repetir hacia el otro lado.

En caso de realizar viajes largos, se recomienda, además, hacer paradas, frecuentemente, para darle un descanso al cuerpo. Saliendo a caminar unos minutos, estirando nuestros músculos y moviendo nuestras articulaciones.

Si tus dolores persisten después de poner en práctica nuestras recomendaciones no dudes en contactar con nosotros para una consulta personalizada.

Author Info

Raquel Cámara

Fisioterapeuta, directora de Fisio Naciones

No Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *